miércoles, 1 de enero de 2014

Un poco más...



A veces pienso que necesito un respiro, un descanso de ser yo, ser yo cansa…
Estoy cansada de estar siempre de buen humor, de llorar por dentro y reír por fuera…
Tengo muchos problemas, como la mayoría de las personas hoy en día. Me molesta cuando piensas que por sonreír con frecuencia y ser feliz, o intentarlo, ya  mi vida carece de dificultades.
No me gusta hablar de ellos y ¿sabes por qué? Porque al hablarlos los hago importantes, el tiempo que malgasto en hablar de mis problemas lo tengo de menos para vivir momentos felices y alegres. Además, a veces los problemas es mejor callárselos ya que a quién se los cuentes, le das la oportunidad de destruirte, aunque sea sin querer… te hacen vulnerable.
Estoy cansada de poner mi mejor cara y de esforzarme al máximo en un amor, que al menos aparentemente, está condenado al fracaso…
Me mata como eres: caprichoso, niñato, peleón, egocéntrico, vago, nada caballero, entrometido, de humor simple y escandaloso. Los “voy a cambiar” no tienen el mismo efecto después de la tercera vez.
Ya no me basta con tener muy de vez en cuando ese hombre detallista que siempre sabe cómo sorprenderme, que me bajaría la Luna sólo por verme sonreír, que se interesa por lo que siento. Te quiero así siempre o nunca más.
Sé que todas las relaciones se encuentran piedras en el camino en algún momento pero, en nuestra relación, yo estoy escalando la cima de una gran montaña mientras tú me metes piedras en la mochila. Me voy a caer, es evidente y tú te limitas a mirar.
Estoy cansada de darle mil vueltas a las cuentas para que salgan. Trabajar sin parar, siempre, únicamente para pagar necesidades…
Me encantan mis niños, sí. Verlos avanzar es una gran satisfacción personal, sí. Trabajo de lo que realmente me gusta y por lo que tanto me he esforzado, sí.  ¿Sabes una cosa? Todos estos “sí” no sirven de nada si realmente no puedes dormir tranquila pensando en cómo sacar bien las cuentas si surge cualquier gasto extra.
Estoy cansada del mundo adulto, odio el desprecio que nos tenemos los unos a los otros, la hipocresía, las mentiras, la monotonía que no permite respirar, la complejidad de las relaciones, la cortesía obligada, los sentimientos encontrados… la triste realidad.

Este año 2014 voy a hacer todo lo necesario para que lo que no me gusta de mi mundo cambie.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Vive...

Maestra, cuidadora de una abuelita y niñera. Esas son mis ocupaciones actualmente. En mayo decidí terminar con mi empleo fijo y comenzar mi camino como autónoma, los primeros meses fueron un poco flojos pero lo que perdí en dinero lo gané en ganas de vivir y de comerme el mundo.Tengo unos peques que le ponen color a los días más grises.

Hace unos meses empecé a tener problemillas de salud y empeoraba muy rápidamente pero no tenía diagnóstico, me cambiaban de tratamiento todos los días porque ninguno me hacía efecto y fue en una de las visitas a urgencias de madrugada cuando me planteé la posibilidad de si, tal vez, nunca mejorase.

Pensé en todo lo que me quedaba por disfrutar, todo lo que me quedaba por vivir, todo que dejaría aquí, los proyectos y las charlas que dejé a medias, las personas que me necesitaban, los momentos que desaproveché por tonterías, todo lo que pensé y nunca dije y, además, tenía miedo por no saber qué pasaría conmigo; no soy tan valiente como pensaba. Aunque repito que ya estoy muchísimo mejor, esa sensación todavía la siento.

Es muy típico eso de “vive como si fueses a morir mañana”, pero realmente en momentos extremos nos damos cuenta de lo que de verdad importa. Os invito a reflexionar sobre ello, seguro que algo cambiaríais de vuestra vida, quizás pasaríais más tiempo con la familia, dejaríais ese trabajo odioso, perdonaríais esa tontería que en su momento fue una puñalada… Ya me contareis. 

Un besito, Dulce.
Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarte un día sin saber qué hacer,
tener miedo a tus recuerdos.

Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quieres,
abandonarlo todo por miedo,
no convertir en realidad tus sueños.

Queda prohibido no demostrar tu amor,
hacer que alguien pague tus dudas y mal humor.

Queda prohibido dejar a tus amigos,
no intentar comprender lo que vivieron juntos,
llamarles sólo cuando los necesitas.

Queda prohibido no ser tú ante la gente,
fingir ante las personas que no te importan,
hacerte el gracioso con tal de que te recuerden,
olvidar a toda la gente que te quiere.

Queda prohibido no hacer las cosas por ti mismo,
no creer en Dios y hacer tu destino,
tener miedo a la vida y a sus compromisos,
no vivir cada día como si fuera un último suspiro.

Queda prohibido echar a alguien de menos sin alegrarte,
olvidar sus ojos, su risa, todo,
porque sus caminos han dejado de abrazarse,
olvidar su pasado y pagarlo con su presente.

Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen más que la tuya,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.

Queda prohibido no crear tu historia,
dejar de dar las gracias a Dios por tu vida,
no tener un momento para la gente que te necesita,
no comprender que lo que la vida te da,
también te lo quita.

Queda prohibido no buscar tu felicidad,
no vivir tu vida con una actitud positiva,
no pensar en que podemos ser mejores,
no sentir que sin ti este mundo no sería igual.  

domingo, 14 de julio de 2013

Fama...

Desde hace mucho, no soy de babear por ningún cachas, buenorro o famoso. Siempre he pensado que el centro de sus vidas se basa en la apariencia física, es por lo que se esfuerzan y es lo que buscan y, esos valores, desde mi punto de vista, dejan muchísimo que desear. Sé que hoy en día la apariencia es mucho, pero que lo sea tanto me parece una barbaridad.


Hace poco emitieron un programa que ha tenido bastante audiencia y el ganador, no me preguntéis por qué, lo veía especial. Pensé que era un hombre (no un niñato), le gustaban los animales, se veía simpático, tenía un trabajo en el que se valoran otras cualidades y, lo mejor, es de mi ciudad.


Yo sigo con mi novio pero quería conocerlo, simplemente por saber que mi idea de él era la acertada y que el éxito que ha tenido es también por esa forma de ser, que era un tío en condiciones, guapo pero con principios. No soñaba con un romance ni mucho menos. Tengo que decir que además tenemos amigos en común y eso hacía más divertida la idea de encontrarme con él algún día.


Me hice seguidora suya a través de twitter (creo que es el único famosillo que tengo) y descubrí que le encanta una raza de perro de la que casualmente es mi perra. Ni corta ni perezosa le envié un tweet donde ponía que me había enterado de que le gustaba esa raza y le presentaba a mi perra con una foto de ella… NO ME HA CONTESTADO. No me dolería tanto si no fuera porque a todas horas me aparecen retweets que él hace en el que niñas comentan lo bueno que está, el cuerpazo que tiene y mil tonterías más. Claro está, es mejor usar el tiempo en comentarios así de tontos que en una conversación en la que el tema no sea él como ser humano único y perfecto.


Sinceramente, no sé si mi idea era equivocada desde el principio o si le está afectando demasiado la fama o quizás no ha tenido tiempo de contestar a mi tweet y yo soy demasiado dura pero me parece una pena. De lo que estoy segura, es de que no seré su seguidora mucho tiempo más.


Eso es todo amigos, gracias y hasta pronto.






PD: No me digaís que mi perra no es bonita, os presento a Kiara.



martes, 4 de junio de 2013

A veces...

A veces, lloro porque no encuentro soluciones,
A veces, me agobio con tantas cadenas y grito que necesito libertad,
A veces, me enfado porque veo mis sueños inalcanzables,
A veces, me rindo cuando asumo que lo nuestro, simplemente, no va,
A veces, me siento estúpida cuando comparo mis problemas con los de los demás,
A veces, me gustaría cambiar el mundo pero me falta coraje,
A veces, vivo del recuerdo de momentos que no volverán,
A veces, muy pocas veces, me emborracho y, durante un rato, no hay quebraderos de cabeza,
A veces, me encantaría plantarle cara a quien se lo merece pero no me sale,
A veces, me reprocho a mí misma mi indiferencia,
A veces, se me olvida que yo también cumplo años,
A veces, necesito dos oídos que me escuchen, no quiero una conciencia que juzgue,
A veces, me ato tan fuerte de pies y manos que, cuando caiga al mar, será imposible que pueda volver a la superficie.
Pero tengo la suerte de tener a unas personitas que me alegran, son duendecillos de la felicidad. Cada uno de estos duendecillos es único pero todos comparten la capacidad de crear felicidad a las personas de su alrededor, con sus progresos, sus risas, sus bromas, sus abrazos… Ellos hacen que mi profesión deje de ser una profesión para convertirse en una forma de vivir, mi manera de ser feliz. No sé qué haría yo sin esos mimos que te dejan llena de babas…

sábado, 25 de mayo de 2013

Paciencia es lo que necesito.

Hoy ha sido un día de esos... no sé como llamarlos.

Para empezar, hasta las 4 de la tarde no supe casi nada de mi novio (excepto que estaba dormido) porque salió ayer con mi hermano y llegó a casa a las 8 y algo de la mañana. Bueeeno no pasa nada…

Cuando llega a mi casa, se queja porque cojo el ordenador para adelantar trabajo en su casa esta noche, ya que el plan nocturno es cenar con sus padres y ver una peli con su madre. Él quiere que el tiempo que esté en su casa me dedique a él. Bueeeno no pasa nada…

Me cuesta la vida sacarlo de mi casa porque lo único importante para él es que mi madre escuche como cantaba un chico que conoció anoche y, cuando por fin baja la escalera, se da cuenta de que las llaves de la moto las dejó en mi casa y me toca esperarlo. Bueeeno no pasa nada…

Cuando consigo que nos vayamos, vamos a casa de mi abuela, allí todo perfecto. Después vamos a su casa porque yo tenía ganas de ver a mi suegra. La pobre estaba malita y resulta que está empezando el partido final de la Copa de Campeones. Me toca tragarme el partido enterito y sin formar escándalo, ya que todos allí estaban embobados con el partido. Bueeeeno no pasa nada…

Cuando voy a sacar mi ordenador para adelantar trabajo, intentando que no me rechiste, recuerda que su ordenador le va mal y necesita que se lo mire con urgencia. He borrado 123 programas innecesarios que ni él sabía para que servían de su ordenador, lo que me ha llevado unas tres horas con un parón de treinta minutos para cenar, porque además me ha dado problemas de arranque y demás. Bueeeno no pasa nada…

Cuando, por fin, puedo ver la peli, mi suegra está acostada porque se encuentra mal y mi novio prefiere ver el Debate antes que ver una comedia romántica tumbadito a mi lado. Bueeeno no pasa nada…

Cuando consigo que me ponga la película que quería, está más interesado en que su amigo le cuente su nueva conquista por whassap que en ver la peli. Después, estaba más interesado en  prepararse algo de comer que en otra cosa. Bueeeno no pasa nada…

Cuando consigo que se centre en la peli, comenzamos a hablar de lo que significa decir al principio de la relación “ser novios”, él opina que es bonito y yo que, a veces, ata demasiado. No sé todavía cómo pero me ha dicho: “yo, a veces, pienso joee to la puta vida con ella…” mientras me miraba con desprecio. Yo le he dicho que es más probable que toda su puta vida lo aguante su madre, ha entendido que se había explicado mal y me ha pedido perdón. Bueeeno no pasa nada…

Después de la peli, hemos ido al Mcdonals porque quería un helado y le he invitado yo. No quiero comer helados y yo no he querido comprarme uno pero era evidente que del suyo comería. Pues mientras comía, me quito el helado porque no quería compartirlo. Bueeeno no pasa nada…

Le comento que vaya día me está dando pero él no entiende porqué. Digo que haré una entrada en mi blog para desahogarme al menos y empieza a decirme una lista de quejas sobre mí que vaya tela, hasta ha amenazado con hacerse él un blog ya que dice que quien me lea tiene que pensar “no sé qué hace esta pobre chica con ese” y cuando lean su versión pensarán “pobrecito el muchacho por lo que está pasando”.

Conclusión: he visto un partido que no me interesaba en absoluto, he estado quitando toda la basura del ordenador de mi novio y he visto una peli muy bonita (aunque prácticamente sola) pero no he hecho nada del trabajo que tenía que hacer, no he pasado tiempo con mi suegra, mi novio no me ha hecho ni puto caso y, además, no se me comprende.

En fin, buenas noches y “que viva el amor”.

PD: Cariño, si me estás leyendo, que lo dudo ya que no te interesa leer nada de lo que escribo porque a mi no me gusta el carnaval, te animo a que te hagas un blog. Seguro que te viene bien soltar todas tus quejas en algún sitio, ya verás lo bien que sienta!

domingo, 7 de abril de 2013

Lo que creo que sé...

Hoy, pensando en cómo será mi niño el día de mañana, pensé en todo lo que aprenderá de la vida. Pensé que por mucho que yo le diga tendrá que aprender por él mismo a base de errores y de caídas pero, aun así, me encantaría decirle:
Ríe siempre que tengas la oportunidad.
Ilusiónate con todo lo que hagas.
Perdona siempre, el rencor hace el camino más pesado.
No sufras por las personas que se alejan de ti. Al nacer, estamos en el vagón de un tren rodeados de familiares. Con el paso del tiempo, en tu vagón estarán los familiares que ves más a menudo y muchos amigos. Después, muchos de esos amigos se bajarán del vagón para montarse en otro tren que los llevará a otro destino. Disfruta de la compañía de los que estén en cada momento contigo pero no intentes que se queden en tu vagón eternamente. Tienen un destino distinto al tuyo y, evidentemente, no llegarán a él haciendo el mismo camino que tú.
Nunca dejes que la opinión de los demás te influya, nadie ha andado tu camino con tus mismos zapatos, no deberían juzgarte. Tampoco juzgues tú.
No importa a qué te dediques siempre que te haga feliz. No me importa que seas barrendero o abogado pero esfuérzate por hacerlo lo mejor que puedas y serás feliz.
Disfruta, no importa lo que estés haciendo: jugando, estudiando, trabajando, paseando… Disfruta de todo lo que hagas, así nunca tendrás la sensación de haber perdido tu tiempo.
La vida es lo que pasa mientras esperas: esperas terminar los estudios, esperas que llegue el amor de tu vida, esperas encontrar un buen trabajo, esperas, esperas, esperas la jubilación, esperas y esperas. No dejes que tu vida sea simplemente eso, haz que esté llena de momentos inolvidables. Aprende a ver esos detalles que hacen que un día sea mejor que otro. Haz que merezca la pena vivirla.
No te preocupes si te caes, todos nos caemos, lo importante es levantarte y seguir luchando con las mismas ganas.
Ama, ámate a ti mismo, a tu familia y a tus amigos, ama y lucha por todo aquello que te haga feliz.
No te rindas si los objetivos se vuelven difíciles o no los consigues a la primera, tenemos que luchar por todo aquello que merece la pena, es así, esa es la manera que tiene la vida de comprobar si nos merecemos conseguirlo o no. Ten paciencia.
La vida es como un vaso que vamos llenando. El zumo es la familia, el malibú los amigos, el hielo la pareja… hay quien intenta llenar todo el vaso de un solo elemento, eso es un error, para llenar el vaso de la vida lo mejor es tener un poco de cada uno, así la vida sabe mejor y no tendrás la sensación de vivir una vida incompleta.
Aprende, nunca pienses que tienes la verdad absoluta de todo. Aprende de todas las personas, todos tenemos algo que enseñar. Así crecerás y serás más sabio.
Sé humilde, no hay personas mejores ni peores, todos tenemos defectos y virtudes y todos somos diferentes. No existen personas perfectas así que ni intentes ser una de ellas ni las busques. No pierdas el tiempo.
No te lamentes por lo que has hecho, si te arriesgas puedes perder pero es la única opción que te permite ganar.

Dulce.
 

domingo, 24 de febrero de 2013

Principio 90/10


Este principio, cuyo autor es Stephen Covey, me parece realmente interesante y muy cierto. Yo diría que: la vida es un 10% lo que haces y lo que te pasa, un 90% cómo te lo tomas.
Creo que es lo que ha estado fallando mi vida. No me he tomado lo que hago y lo que me pasa todo lo bien que podría. Si me paso todo el día en el trabajo me agobio, no sé qué estudiar porque no tengo el tiempo que querría y me deprimo, deprimida discuto con mi chico porque no encontramos la forma de adaptar las necesidades de cada uno y me amargo y todo esto lleva a un estado de pufff.
Pero si cambio la forma en que me lo tomo, gracias a mi trabajo dispongo de derecho a paro, más experiencia y algo de dinero para poder seguir estudiando, y gracias a eso ahora mismo estoy estudiando Técnico Superior de Atención Temprana, y gracias a que estoy estudiando algo nuevo siento estoy aprendiendo más de algo que me apasiona, y gracias a que crezco en conocimientos, estoy más positiva y cedo algo más con mi novio, que a su vez cede y me deja algo más de tiempo libre para poder seguir con mis estudios y todo esto me lleva a pensar que todo va bien.
Otro ejemplo del poder de cómo te tomas lo que haces y lo que te pasa, lo tengo muy cercano a mí, mi hermano se decidió y terminó con su relación. El detonante ha sido descubrir que ella jugaba a dos bandas, leer conversaciones en las que ella hablaba con sus amigas de que le gustaba otro pero que el chico pasaba de ella, conversaciones con el chico en las que hablaban de lo bien que se lo habían pasado en un viaje, que llevaba conociéndolo desde septiembre y nunca dijo nada, le decía que tenía frío y quería calor, le hablaba fatal de la novia del chico para que la deje, que a ella le gusta él… todas esas lindezas son las que me hacen pensar que esta chica tiene algún problema psicológico. Ver cómo le da un ataque de ansiedad y llora desconsoladamente mientras lo sigue negando todo (aunque gran parte de las pruebas son de su móvil) me sabe a poco para cómo me gustaría verla. Una vez más, el diablo se vistió de ángel y se ha descubierto.
Pues bien, mi hermano, lejos de deprimirse y llorar por los rincones, piensa en positivo, sale con sus amigos de fiesta sin que lo controle (que era una barbaridad), hace nuevas amistades (antes tenía prohibido hablar con chicas, ella cuando ha visto que ya lo hace le ha enviado un mensaje diciendo que siente vergüenza de su comportamiento), va más al gimnasio (que antes no podía ir todo lo que quería porque a ella no le gustaban “esas cosas” y no quería que cogiera algo de músculo), queda con sus amigos los sábados para jugar al fútbol y un largo etcétera que hace que sea MÁS FELIZ. ¿Por qué? Lo que suele pasar es que se piense que la vida es una mierda pero no, él se ha librado de que su vida sea una mierda gracias a que ha podido abrir los ojos a tiempo y, ahora, podrá disfrutar de todo lo que le queda por venir, que no es poco.
  Creo que la positividad es esencial para ser feliz, conozco a personas que siguen adelante a pesar de los palos que la vida les da con una sonrisa, aunque la vida se haya ensañado con ellas, personas que tienen el coraje necesario para salir adelante. Conocer a una de esas personas es de lo mejor que te puede ocurrir, transmiten alegría, buen humor, energía y “ganas de comerte el mundo”, de esas personas es de quien se debe aprender a vivir la vida, no a dejar que se pase por delante.
PD: Al final, me disfracé de Campanilla.